El supercomputador de la Universidad de Cádiz reduce en un 40% su consumo eléctrico

cpd_uca.jpg

 

La Universidad de Cádiz (UCA) comenzó en el año 2007, gracias a la financiación de fondos FEDER, con su primera infraestructura de supercomputación, en concreto un sistema tipo cluster compuesto por varios chasis y 80 nodos biprocesadores que fue diseñado e implementado por el equipo del Área de Informática.

 

Este equipamiento HPC (High-Performance Computing) se renovó a finales de 2013, apoyándose igualmente en fondos FEDER, con la ampliación del cluster de cálculo intensivo con 48 nodos biprocesadores Intel Sandy Bridge que dobla la capacidad del anterior y ofrece una memoria que alcanza los 6.000 Gbytes de RAM.

 

En su día ya publicamos todas las especificaciones de la nueva infraestructura HPC de la UCA, destacando que una de las principales novedades es la incorporación de dos nodos de cómputo con cuatro tarjetas nVidia Tesla K20, dotadas cada una de casi 2.500 núcleos de cálculo con una potencia final de cómputo individual de 1,2 Gflops/tarjeta. Precisamente la programación de cálculos utilizando macrotarjetas gráficas (GPU) es una de las tendencias más utilizadas en los grandes supercomputadores del Top500.

 

Además, comentamos que al tratarse de una instalación tecnológica de última generación tanto de componentes como de arquitectura, ha permitido una reducción del consumo eléctrico del 40%, tal como confirma Abelardo Belaustegui, coordinador de Sistemas e Infraestructuras Centrales del Área de Informática de la UCA.

 

Precisamente, Abelardo Belaustegui recuerda que "las primeras medidas tomadas en 2011 con los analizadores de red de entrada del CPD de la universidad confirmaron que el gasto eléctrico en términos de consumo rondaba los 124 kWh. Teniendo en cuenta este horizonte de consumo, hemos dado importantes pasos en la entrada de  nuevos equipos como virtualizar servidores, elevar la temperatura de la sala adquiriendo sistemas con capacidad de soporte calorífico más alto, usar técnicas de apagado y encendido automático de clusters y eliminar equipos con elevada disipación de calor".

 

El resultado de estas acciones para reducir el consumo energético no ha podido ser mejor, ya que a pesar del incremento de equipos y dotaciones desde 2011, el CPD de la UCA ha rondado los 120 kWh. Con la ampliación ya comentada del centro de proceso de datos a finales del 2013, hubo un momento de convivencia de ambos equipos y el consumo se estableció en 137 kWh (solo durante un mes), pero se rebajó finalmente hasta los 97 kWh tras el apagado de la anterior infraestructura. Es decir, una reducción neta de 23 kWh en el consumo del CPD.

 

Y esto qué ha supuesto en ahorro de costes. Como indica Abelardo Belaustegui, "teniendo en cuenta las características propias del contrato que mantenemos con Endesa, la reducción de 23 kWh tiene un impacto de 23.230 euros anuales, es decir, 1.935 euros mensuales, impuestos incluidos". Y lo mejor de este ahorro, como recuerda Abelardo Belaustegui, es que se produce "multiplicando por seis la capacidad de cálculo de la que disponen nuestros investigadores".

 

Foto: Jesús Heredia

Etiquetas: HPC
Publicar un comentario
Introduzca un nombre exclusivo. No puede utilizar un nombre que ya esté en uso.
Introduzca una dirección de correo electrónico exclusiva. No puede utilizar una dirección de correo electrónico que ya esté en uso.
Escriba los caracteres que vea en la imagen superior.Escriba las palabras que oiga.
Buscar
About the Author


Síguenos
The opinions expressed above are the personal opinions of the authors, not of HP. By using this site, you accept the Terms of Use and Rules of Participation